Un año más hemos cumplido el agradable trámite de juntarnos a celebrar que somos jubilados y tenemos ganas de pasarlo bien.

 

La visita a la Colegiata de Zenarruza resultó de lo más agradable y entretenida gracias al buen hacer de nuestro guía, entretenido y además altruista donde los haya, y a la gran base del conocimiento histórico que demostraron muchos compañeros. Los menos entendidos en Historia nos quedamos con la reflexión de “quién fuera abad jefe en esa época feudal…”.

 

Además el tiempo colaboró como no se podía prever, en una semana lluviosa antes y después, la tregua veraniega que tuvimos para los exteriores… Alguien del Colegio debe de tener conexión con El de arriba, o al menos con Mariano Medina.

 

La comida resultó muy agradable y “de sentar bien”, y una vez más se confirma nuestra gran educación dejando siempre en buen lugar a los cocineros, que vieron regresar los platos vacíos.

 

Enlace con algunas fotografías para el recuerdo (ENLACE FOTOS).